Dios los cría y Mar del Plata los amontona

El gobernador bonaerense Daniel Scioli y el jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri compartieron este jueves un partido de futsal en Mar del Plata, que tuvo fuerte connotación política, a pesar de que los protagonistas lo limitaron a una “acción solidaria”. Ojalá le hayan sacado el televisor de la habitación del Hospital Austral a Cristina por una pronta recuperación. 

En el arranque de un campeonato organizado por el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires y el canal Fox Sports -que tiene los derechos sobre el futsal argentino-, Scioli y su equipo Villa La Ñata debutó contra Boca, que sumó como jugador mayor de 50 años a Macri. Antes de empezar el partido, el jefe de Gobierno porteño descartó las lecturas políticas que vinculaban este encuentro a un distanciamiento del Gobierno bonaerense de la Nación, a partir de las diferencias entre sciolistas y el vicegobernador Gabriel Mariotto. “Todos los que tenemos responsabilidades de gobierno somos capaces de unirnos y hacer cosas juntos para ayudar a los que más necesitan”, afirmó Macri. Es que este hexagonal que se juega hasta el domingo en el complejo Punto Sur -del que también participan el multicampeón de futsal argentino Pinocho, Independiente, Peñarol de Montevideo y La Lonja, equipo del empresario carnicero Alberto Samid- tiene entrada libre y gratuita, y recibe alimentos no perecederos para los comedores y colegios de la ciudad balnearia. “Lo conozco a Daniel desde hace 30 años. Me invitó a participar de esta iniciativa benéfica y estamos con la mejor disposición para pasar un buen momento y colaborar”, dijo Macri. Dos espectadoras de lujo fueron las esposas de Scioli y Macri, Karina Rabolini y Juliana Awada, quienes compartieron la platea, charlaron animadamente e incluso dieron consejos a sus maridos. Más allá de que la reglamentación no es la misma del futsal de AFA/FIFA, se utiliza esta denominación porque la mayoría de los equipos que juega el torneo disputa el campeonato oficial argentino y generalmente es invitado por el gobernador Scioli a su quinta de Tigre, Villa La Ñata. Scioli -que se enojó el ex árbitro Gabriel Brazenas y con Macri porque incluyó un jugador de menos de 50 años y fue incluso amonestado por una infracción- jugó con la camiseta número 9 y se dio el gusto además de anotar uno de los goles -el cuarto- al empujar la pelota en el segundo palo después de un pase del habilidoso Eduardo Maldonado, el “10″ de La Ñata. Macri, que vistió la casaca 10 con su nombre, desperdició una gran cantidad de oportunidades de gol, incluso un par al lado del arco del conjunto “naranja”. El líder de PRO también estuvo acompañado por los ministros de Gobierno, Emilio Monzó, y de Ambiente y Espacio Público, Diego Santilli, y por el presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici. Al ser consultado sobre qué lectura política podía hacerse de su encuentro con uno de los principales rivales políticos de Cristina Kirchner, Scioli se negó a hacer cualquier tipo de interpretación en ese sentido. “No lo pongo en esos términos”, sostuvo. En la red social Twitter, el dirigente social @Luis_Delia preguntó “¿Cuál es el meta mensaje que Scioli y Macri le quieren dar a la sociedad Argentina con este partido de fútbol?”.

Más información: http://www.0223.com.ar/politica/47231-dios-los-cria-y-ellos-se-juntan/
Copyright © www.0223.com.ar

Deja un comentario