El Fascismo Saludable se nos metió en el auto

En la Asociación FUMAMELA (Fumadores del Mercosur y Latinoamérica) desde hace rato venimos pregonando contra la discriminación que padecemos -y cada día más- los fumadores, que en definitiva somos enfermos como tantos otros. ¿A alguien se le ocurriría poner en la puerta de un bar “Prohibido el ingreso de portadores HIV”? No claro, salvo que quiera que a los 3 minutos el INADI le allane el boliche. Pero el amigo @AlBovino me ganó de mano cuando leyó la noticia de que en la ciudad de Córdoba aplicarán sanciones para quienes fumen mientras conducen un vehículo! Y como su post está bueno y además con la prohibición de poner saleros en las mesas, la moda de caminar y adelgazar para no ser gordos, y otras tantas huevadas sin fundamentos, amplió el concepto de FASCISMO ANTITABACO al de FASCISMO SALUDABLE, se lo afané literariamente. De paso pego un tuit de @HugoLescano que a pesar de ser cierto sirve como corolario de esta introducción: No fumo, no tomo alcohol y hago ejercicio. Aún así un virus inflamó mi corazón. X las dudas, ustedes q no cogen, háganse un Evatest”. Fuerza Hugo.

¿PARA CUÁNDO EL PROHIBIDO TENER SEXO?

Por AB

En una nota de Página/12 de hoy, se informa:

En la ciudad de Córdoba, desde ayer, rigen sanciones para quienes fumen mientras conducen un vehículo. Durante esta semana, la Municipalidad se limitará a llamar la atención a los infractores, en el marco de una campaña de concientización; desde el 28 de enero, serán sancionados con multa. La norma fue aprobada por mayoría. Especialistas en seguridad vial, si bien cuestionan la necesidad de aplicar sanciones para esta conducta, destacan que no hay que fumar mientras se maneja. También habría que evitar otras actividades —desde controlar el estéreo hasta tomar mate— que pueden distraer, ya que “todo lo distractivo para el conductor es negativo”. Por lo demás, señalan que, a nivel nacional, “continúan los excesos de velocidad, con consecuencias graves”; un experto advirtió que “los límites de velocidad colocados en las rutas responden a criterios internacionales de seguridad”. Otra frecuente conducta de riesgo es “no preservar la distancia con el vehículo que va adelante”. Por ejemplo, “el choque de este fin de semana en la Ruta 11 (donde murió toda una familia) no fue sólo porque el conductor pretendió sobrepasar autos en curva, sino porque esos autos no guardaban distancia entre sí”.

La norma ya vigente fue aprobada por mayoría de representantes de los intereses de la industria médica, y no se tuvo en cuenta para nada:

a) el hecho de que los especialistas en seguridad vial habían cuestionado “la necesidad de aplicar sanciones”;

b) el hecho de que otras conductas no prohibidas son tan o más peligrosas que fumar, y causantes de accidentes de tránsito, tales como tomar mate, buscar discos en la guantera, charlar con el acompañante, retar a uno de los niños sentado en el asiento trasero, etcétera.
¿Y esto será casualidad? Naaaa… Se trata de dinero. Sucio dinero. La redacción de los fundamentos es muy clara:

La ordenanza fue aprobada el 7 de noviembre, y sus fundamentos destacan que “en 2011, más de cien vecinos de esta ciudad perdieron la vida en siniestros viales. El Hospital de Urgencias debió atender a más de 14 mil víctimas, lo cual insumió más de 60 millones de pesos: por encima del 50 por ciento de los recursos de ese hospital. Es uno de los problemas de salud pública más serios del Municipio”.

Aparentemente, los cordobeses se olvidaron de agregar una norma que sancione otra situación peligrosísima para las arcas médicas: la “portación de cenicero”. El conductor de un vehículo que tiene cenicero es un peligro público, pues es una apología del delito y una incitación permanente para que el conductor encienda un cigarrillo.

—A ver esos súbditos, gritemos nuestro lema…

Y los súbditos respondimos, felices:

—¡SALUD O MUERTE!

 

FUENTE: http://nohuboderecho.blogspot.com.ar

Deja un comentario