El sueño del pibe: Una bodega en Mar del Plata

bodega1Agarramos la copa, nos ponemos serios y brindamos por este nuevo emprendimiento de Trapiche que pudimos visitar a puertas cerradas. Vinos demasiado jóvenes aun pero prometedores. Para mí, el Gewurztraminer Mar&Pampa lo mejorcito. 
Ubicada a solo 3 km del mar en la zona de Chapadmalal, Mar&Pampa es un nuevo descubrimiento, una bodega experimental que nace de la mano de Trapiche. Un tesoro escondido entre el mar y la pampa, cultivado para revolucionar todo lo conocido. Se trata de una nueva faceta de la vitivinicultura argentina que desafía el statu quo y llama a vivir nuevas experiencias.

Este verano ya estará abierta al público adicto al enoturismo y hasta tendrá su propia vendimia. La plantación se encuentra dentro de la mítica Estancia Santa Isabel y para recorrerla habrá un estricto orden de inscripción.
El particular clima de la costa, la majestuosidad del atlántico sur, el encanto de nuestros campos y el espíritu visionario de Trapiche, se unen para brindar una línea de vinos diferente. Un vino que refleja la generosidad de nuestras tierras y la frescura de nuestros mares, que combinados en perfecta sintonía nacen para cautivar los paladares más exigentes y buscadores de nuevas aventuras.
¿Por qué los vinos de la costa son tan especiales?
Chapadmalal es un lugar privilegiado para el desarrollo de estos vinos. Plantados al nivel del
mar y a 3 km de la costa, los viñedos crecen bajo un clima más húmedo y más frío que los de montaña; ideal para varietales de ciclo corto. A diferencia de los viñedos de montaña, no necesitan ser irrigados por el hombre para su crecimiento. Las temperaturas máximas moderadas y noches frescas otorgan una menor acumulación térmica a lo largo del ciclo vegetativo. Esto da como resultado una serie de vinos más frescos y más delicados, de gran complejidad aromática y buen volumen. Y presenta la particularidad de poder cultivar algunas cepas poco conocidas en nuestro país: Sauvignon Blanc, Riesling, Gewürztraminer, Pinot Noir, Chardonnay y Espumantes blancos y rosados.
Tal vez aún no se ha dimensionado la importancia productiva y turística de que esa zona se incorpore al mapa vitivinícola del país, pero se trata de un avance de dimensiones inéditas para los próximos lustros.

Deja un comentario