10 años después

Esta mañana cuando quise entrar a este blog y el servidor no estaba delegado, me di cuenta que hace 10 años lo empecé sin saber por qué, para qué, ni cómo. Enseguida querés recordar todo lo que pasó en esos 120 meses y terminás estresado. ¡Mamadera! Cuánta fuerza tenés a los cincuenta y pico, las batallas que podés librar y reírte. Sin duda los 50 son los mejores de la vida. Pero al mismo tiempo que satisfacción da ver que seguís pensando lo mismo, que no transigiste tus ideas.

Entonces como en un tráiler te pasan en segundos todas esas putas vivencias, un gobierno horrible y otro edulcorado, las persecuciones, fracasos y triunfos olímpicos. También los interesados alrededor tuyo y los boludos. ¡Ay, los boludos! Qué karma para la humanidad. Y aunque mi analista me tilde de soberbio, a 10 años vista me siguen poniendo nervioso los boludos. Aunque nunca le entendí por qué me dijo eso.

Y como canta Calamaro, hablando de tu credulidad deteriorada, serías muy boludo para repetir dos veces las mismas burradas. ¡Salud Blogcito!

Si diez años después, te vuelvo a encontrar en algún lugar

No te olvides que soy distinto de aquel, pero casi igual

Si la casualidad nos vuelve a juntar diez años después

Algo se va a incendiar, no voy a mostrar mi lado cortés.

Aquello fue un gran punto de partida, pero a la vez que fácil se te olvida

Diez años después quien puede volver atrás

Estamos en la tierra cuatro días, y el cielo no me ofrece garantías.

Diez años después, mejor volver a empezar.

Deja un comentario